VIDA INTEGRACIÓN JUVENIL, A.C.

Preguntas Frecuentes

¿La enfermedad de la adicción puede curarse?

La adicción es una enfermedad crónica, pero tratable. Esto significa que la persona puede lograr su recuperación día a día a través de la abstinencia y cambios en su estilo de vida que propicien la sobriedad.

¿Sería suficiente una desintoxicación física para que la persona se recupere?

No. En realidad, la desintoxicación es apenas el inicio de una recuperación. La adicción es una enfermedad. La desintoxicación sólo permite que la persona se sienta mejor físicamente, pero un tratamiento es necesario.

¿Cómo afecta la enfermedad de la adicción a la familia?

Probablemente está consultando información porque reconoce que un ser querido padece algún trastorno de alcoholismo, dependencia a drogas; o de algún tipo de adicción o relaciones destructivas. Independientemente de que su relación afectiva con la persona que sufre sea la de madre, padre, esposo, pareja, hijo, hija, amigo o familiar, en este momento está haciendo por él/ella lo que por sí mismo no puede hacer: tomar una decisión de vida, buscar ayuda profesional, tener conciencia de que padece una enfermedad que está destruyendo su vida.

La enfermedad de la adicción afecta a todo el sistema familiar. Las personas que conviven con un adicto también cambian su comportamiento, ignoran sus propias necesidades en el intento de lograr que deje de consumir, evitan hablar del tema y en ocasiones se culpan a si mismos, se resisten a creer que es una enfermedad, por lo que tampoco piden ayuda profesional.

Una de nuestras metas es ayudar a todas las personas afectadas por la adicción proporcionándoles información y grupos de ayuda. Los familiares o allegados de nuestros usuarios pueden participar de manera activa en el Programa durante su tratamiento para ayudarles a establecer nuevos patrones de conductas.

La situación creada en una familia cuando uno de sus miembros padece una adicción, termina por afectar de forma importante a la vida de todos los miembros que conviven con él. De manera que el adicto no es el único que está enfermo, sino que los seres más allegados están siendo afectados emocionalmente. Inquietud, temor, preocupación, tristeza, impotencia, desesperanza frente al futuro, sentimientos de culpa, enfado y vergüenza se mezclan. La sensación de no haber hecho las cosas bien o de no haber acertado es frecuente. Estas y muchas más son las sensaciones que los familiares y pareja sufren durante años.

Esta ayuda se logra a través de sesiones terapéuticas familiares en las que se involucra a los usuarios en tratamiento y a su familia para trabajar situaciones que han funcionado como obstáculos para una comunicación clara y directa, y que se habían callado por miedo, culpa, vergüenza.

La participación de los familiares en las terapias tiene como objetivos ayudar a resolver estas situaciones, conocer mejor la enfermedad y aprender qué pueden hacer para colaborar en la recuperación del paciente.El objetivo es que la evolución del usuario y la de los familiares avance conjuntamente e ir resolviendo las dificultades que en el ámbito familiar se puedan presentar.

¿Qué puedo hacer para ayudar?

El adicto sabe en su interior que tiene un problema, sin embargo, la enfermedad se refleja en la negación, la evasión, y la minimización de la seriedad de sus problemas, porque el tener que tener que enfrentarse a ello les produce temor. Sea paciente, para él o ella, la adicción es una salida, una balsa a la que se agarra para enfrentarse a la vida. Suena paradójico pero sólo renunciará a la enfermedad cuando vea que hay una mejor manera de enfrentarse a la vida.

Exprese su preocupación por su problema usando afirmaciones en primera persona. Asegúrese de expresar las causas de su preocupación, "Me preocupo cuando te veo tan pálido," o "Me preocupa que faltes a tus compromisos". No discuta por si debe o no preocuparse. Usted tiene derecho a preocuparse así como a tener sentimientos de enfado. Trate de aceptar que su familiar tiene un problema que no puede controlar fácilmente. El guardar los secretos sobre su conducta, surge del miedo a que alguna persona, como un padre preocupado o un amigo, interfiera con la única manera que ve para manejar las situaciones.

Aunque no esté motivado para realizar un tratamiento, usted puede obtener ayuda. Al hacerlo se dará cuenta de la seriedad del problema. Trate de encontrar un grupo de apoyo para familiares de adictos. Póngase en contacto con nosotros, podemos ayudarle.

Si quiere hablarle escúchele con paciencia. No le presione, cuestione o interrogue. Muéstrele empatía y apoyo. Una manera de ayudar a salir del problema de la evasión consiste en que identifique las pérdidas que está teniendo en sus relaciones con amigos, padres, pareja; o en las áreas académicas, sociales, laborales, económicas y físicas.

Hay que tener en cuenta que la adicción, mantiene a su familiar SIN CONTACTO con sus sentimientos y pensamientos sobre las áreas de su vida. Por lo general, es un problema difícil de detectar, especialmente en las primeras etapas. Si tiene la sospecha de que un familiar pueda sufrir de adicción, busque información sobre ello. Lo más eficaz es que los familiares muestren una actitud de firmeza, seguridad, y estén convencidos de la magnitud del problema.

Mayores Informes

Solicite más información sin compromiso. Escríbanos o llámenos: 
Cel. (646) 117.91.36
Tel. (646) 174.18.18

COMPARTE

Contacto Aviso de Privacidad Intranet
Derechos Reservados VIDA JOVENES ® | Cel. (646) 117.91.36 • Tel. (646) 174.18.18 | contacto@vidajovenes.org | C. 15 Sur #144, Ex Ejido Chapultepec, Ensenada, BC, México. Desarrollado por: Casa Creativa